Los USD 20 millones que según el Alcalde de Quito están disponibles para comprar las vacunas contra el covid-19 no constan en el presupuesto del Municipio para este año.

En diciembre del 2020, el Concejo Metropolitano aprobó la proforma presupuestaria por USD 755,42 millones, de los cuales más de 185 millones son para el Metro y los 569,84 millones restantes, para la ciudad.

Eduardo del Pozo, miembro de la Comisión de Presupuesto, explica que hay dos alternativas legalmente viables para destinar los fondos para la adquisición de las dosis.

La primera es hacer una transferencia interna y utilizar los recursos planificados para otras actividades de la misma área. Por ejemplo, en lugar de adquirir más pruebas, la Secretaría de Salud podría usar esos fondos para las vacunas.

El problema, según del Pozo, es que este año los recursos se redujeron y el área de Salud no cuenta con el dinero suficiente para hacerlo.

Según el presupuesto, a esta Secretaría le corresponde una asignación de USD 35,2 millones para el ejercicio 2021, es decir un 1,49% menos que el año pasado. El monto asignado a esta dependencia representa el 4,67% del presupuesto total de la capital.

De esa cifra, USD 9,9 millones irán a la Secretaría de Salud y el resto, a las unidades de salud centro, norte y sur.

El alcalde Jorge Yunda ha hecho declaraciones en las que asegura que es preferible dejar de repavimentar una vía para invertir esos fondos en las dosis. Esa sería la segunda opción: tomar los USD 20 millones de otras áreas que recibieron más fondos, como por ejemplo, movilidad.

Pero para ello se necesita hacer una reforma presupuestaria. El problema es que, legalmente, solo se pueden hacer reformas al presupuesto en el segundo semestre del año, es decir a partir de julio.

“En este instante, así existieran los USD 20 millones en disponibilidad en otra entidad (que dudo mucho), jurídicamente no le veo la posibilidad de que el Alcalde pueda destinar esos fondos a las compras, y los recursos destinados a Salud no alcanzan”, dice del Pozo.

Ayer, 22 de febrero del 2021, el Alcalde señaló que las vacunas se adquirirán con el excedente recaudado por el cobro de la Ruta Viva. “Los recursos son del Municipio ¿por qué tenemos ese valor? Este año, de acuerdo a la Ley, se comenzó a cobrar por la construcción de la Ruta Viva, entonces ahí ha dejado un excedente cuyos fondos los destinaremos para lo que más necesitamos”, aseguró Yunda.

Sin embargo, las cifras no cuadran. Por concepto de esa obra, la ciudad tendrá que pagar USD 261,9 millones por los siguientes 15 años. Según información del Municipio, la cuota de este año que se está cargando a los predios en la Contribución Especial de Mejoras por la Ruta Viva es de USD 17,4 millones. Cifra menor a los 20 millones que costarán las vacunas.

Puertas adentro, en el Concejo tampoco se conoce con claridad de dónde saldrán los recursos. La edil Luz Elena Coloma cuenta que en una de las últimas sesiones, el Administrador General les informó que hay un dinero con el que no contaban que llegó de transferencias del Gobierno.

En caso de que se cuente con ese dinero, Coloma reconoce una tercera alternativa para gestionar la compra. El Concejo Metropolitano podría autorizar los traspasos de recursos de una entidad a otra, tal como se lo hizo para atender la pandemia el año pasado.

Debido a la emergencia, el cuerpo edilicio autorizó que se hagan transferencias internas, por ejemplo, del presupuesto de Cultura destinado para eventos masivos, se movió para Salud.

Pero si el Alcalde propone esa alternativa, deberá obtener la mayoría de votación. Al momento, hay roces al interior del Concejo. Ediles como Bernardo Abad le han pedido al Burgomaestre que pida licencia o vacaciones mientras dura la investigación en su contra por supuestas irregularidades en la compra de las pruebas que hizo el Municipio el 2020.

El viernes pasado, Yunda se reunió con representantes del sector productivo, la academia y científicos para generar una hoja de ruta y analizar la adquisición. Se estudiaron varias alternativas para la compra. Para la tarde de ayer estaba planificada otra mesa de trabajo.

Elizabeth Falconí, coordinadora del Foro de Salud Pública del Ecuador, miembro del Cabildo Quiteño y de la Plataforma de Contraloría Social al Plan Nacional de Vacunación, considera que en estos momentos de la pandemia, es importante entender que no se necesita atomizar los esfuerzos alrededor del proceso de adquisición.

Cree que se debe fortalecer ese proceso a nivel nacional, más aún tomando en cuenta que la negociación es de gobierno a gobierno. “Impulsar un proceso descentralizado hará que la inequidad crezca”.En contexto

La semana pasada, el alcalde Jorge Yunda anunció que cuenta con USD 20 millones para la compra de vacunas contra el covid-19. Hizo un llamado a la empresa privada para trabajar en un plan. El pedido es que el Gobierno Nacional le permita adquirir las dosis.